músculos y articulaciones

Debido a los dramáticos cambios corporales que sufre la mujer durante el embarazo es natural que ocurran molestias articulares y musculares. Su frecuencia es alta pero afortunadamente son leves o moderadas en intensidad y rara vez incapacitan a la paciente. 

Dr. Ricardo Gómez Betancourt

secuencia de las molestias durante el embarazo

Primer Trimestre: semanas 0 a 12

Durante este períiodo no hay molestias osteomusculares particulares atribuibles al embarazo debido a que aun no se han dado los grandes cambios asociados al crecimiento fetal. Este periodo esta lleno de las molestias que sugieren la presencia del embarazo: nauseas, vómitos, mareos, somnolencia, sensación de peso e hipersensibilidad mamaria y molestias pélvicas internas 

 

Segundo Trimestre: semanas 13 a 25 

Hacia la mitad del segundo trimestre comienzan a manifestarse las molestias osteomusculares que aquejarán al menos al 50% de las mujeres embarazadas.  Estas molestias aparecen de manera gradual y en diferentes localizaciones anatómicas, la mayor parte de ellas son leves, pero en ocasiones pueden alterar considerablemente la calidad de vida diaria de la mujer embarazada.  

El origen de estas molestias durante este periodo es el crecimiento uterino acelerado y el efecto relajante articular de algunas de las hormonas del embarazo, especialmente la relaxina.  

Veamos: 

Dolor de ligamento redondo: este es un dolor que aparece típicamente entre las  semanas 16-20 del embarazo, muy frecuente (yo diría que más del 70% de las pacientes lo reportan), se sitúa en una o ambas ingles (especialmente la derecha) y esta frecuentemente asociado a la actividad física. Aparece con frecuencia después de un día de trabajo arduo, actividad física inusualmente intensa o cuando ha habido estancias prolongadas de pie; es reportado como dolor menstrual o dolor “en los ovarios” 

Se debe a la tracción, elongación y espasmos de los ligamentos redondos del útero en su intento por estabilizar al útero luego de un movimiento uterino brusco ocasionado por cambios rápidos de posición tal como levantarse apresuradamente de una silla o de la cama

Dolor púbico: esta condición es muy frecuente y su aparición es más tardía que el dolor del ligamento redondo; se debe a la “inflamación” local de la articulación del pubis debido a la relajación articular promovida por la relaxina en preparación para el proceso de parto vaginal.  Este dolor se presenta en la línea media por debajo del ombligo sobre el vello púbico (hueso púbico) como consecuencia del exceso de actividad, por estar mucho tiempo en la misma posición (sentada o parada) y especialmente por levantarse de la cama hacia delante (como si hiciera abdominales). Puede llegar a ser sumamente molesto y muchas pacientes lo pueden confundir con un trabajo de parto, pero a diferencia de este último, el dolor púbico es continuo y el punto doloroso púbico es el dato más importante para diferenciar uno de otro 

Tercer Trimestre: semanas 26 a 40

Las ultimas semanas del embarazo están marcadas por el notable crecimiento abdominal, la retención de líquido, sobrecarga articular y cambios en la dinámica y mecanismos estáticos de la columna vertebral 

Lumbago: o dolor de la baja espalda se debe al cambio de la postura corporal secundario al crecimiento abdominal y los mecanismos compensatorios articulares y musculares de la columna vertebral (cambio del centro de gravedad).  El dolor se presenta en el centro de la espalda por encima del nivel de los glúteos, es continuo, mejora con el reposo y empeora con ciertas posturas prolongadas o excesiva actividad física. Recoger las cosas del piso doblando el cuerpo hacia delante es fatal para la región lumbar.

Sacroileitis: es la inflamación de las articulaciones del sacro con la pelvis en la parte baja de la espalda; a diferencia del lumbago este dolor se presenta hacia los lados y no en el centro, especialmente del lado derecho. Es punzante y puede llegar a ser muy molesto. Algunas maniobras practicadas por el obstetra ponen de manifiesto el dolor y establecen el diagnóstico preciso 

Dolor púbico: a medida que avanza el embarazo el dolor púbico puede hacerse más notable y molesto, va y viene episódicamente en relación a la actividad física o las malas posturas del día 

Calambres en miembros inferiores: estos ocurren a manera de contracciones dolorosas e involuntarias en una o ambas pantorrillas; ocurren preferentemente durante la noche cuando la paciente esta acostada.  Se desconoce su origen y no existe tratamiento descrito que haya sido efectivo.  Una de las medidas que ha aportado alguna mejoría ha sido el instruir a la paciente a ejercitarse (caminar, nadar) durante el día. 

Síndrome del Túnel del Carpo: esta condición se manifiesta con adormecimiento, cosquilleo o dolor el los dedos de las manos, especialmente los centrales. Se debe a la acumulación de líquido a nivel de las muñecas y compresión de los nervios que inervan los dedos. Es una condición benigna pero molesta que cede elevando los brazos por encima del nivel cardiaco y repitiendo ciclos de apertura y cierre de las manos: de esta manera el líquido de edema es expulsado y cede el efecto compresivo

Medidas generales:

1.-Ante cualquier duda comunique sus síntomas a su médico

2.-Ejercítese razonablemente durante el día para tonificar sus músculos (nadar es excelente, caminar estupendo)

3.-Mantenga posturas correctas en su trabajo, evite mantener las piernas cruzadas cuando se siente

4.-Use zapatos bajos para no exagerar la curvatura vertebral

5.-No se doble hacia delante para recoger cosas del piso, doble las rodillas y baje/suba con apoyo

6.-En caso de dolor unilateral duerma del lado contrario al dolor

7.-No se pare de la cama hacia el frente; ruede hacia un lado, baje las piernas e incorpórese (así evita tracción sobre el pubis)

8.-Coloque almohadas de manera estratégica en su espalda, entre las piernas, cuello y brazos

9.-Evite cargar peso excesivo

10.-Si las molestias son intensas su médico indicará analgesia, algunas medidas especiales o fisioterapia. En ocasiones hay que referirte a un Ortopedista

 

Los dolores de espalda y otras molestias son un pequeño precio a pagar por el milagro de una nueva vida

 

27 semanas

columna lumbar

lumbago y ciática

Muchas son las previsiones a tener en cuenta y para las que hay que prepararse, la emoción de convertirse en madre puede verse ensombrecida por el dolor de espalda y la ciática. Tres de cada cuatro embarazadas experimentan dolor de espalda. Espero que esta información le sea útil para evitar o sobreponerse a esta condición

DR. ALEJANDRO PEREZ OLIVA
Unidad de Cirugía de Columna
Centro Médico Docente la Trinidad
Telf. 0212-945-90-68

 

habla el especialista

¿Cómo provoca el embarazo dolor de espalda y ciática?

¡Los cambios en su cuerpo a lo largo del embarazo afectan más que la apariencia física!

1. Lo que la mayoría de las mujeres ya conoce es el aumento de peso: unos 10 Kgrs. o más. El aumento en el peso corporal  ejerce presión sobre los discos lumbares en la parte baja de la espalda. El dolor de espalda y de pierna (ciática) son comunes.

2. El aumento de peso puede provocar síndrome piriforme y ciática. Los músculos piriformes, ubicados en las nalgas, ayudan al movimiento del muslo. El síndrome piriforme puede desarrollarse cuando el músculo comprime el nervio ciático, que pasa a través de la nalga hacia el muslo.

3. A medida que el útero crece el centro de gravedad del cuerpo cambia de lugar generando respuestas que pueden ser dolorosas. Algunas veces, a medida que el útero se expande dentro de la pelvis, comprime los nervios espinales en las regiones lumbar y sacra de la columna generando dolor

4. La relaxina, hormona que relaja los ligamentos articulares en preparación para el parto permite una mayor lasitud e inestabilidad articular que puede generar dolor. Es importante que sepa cómo hacer ejercicio o levantar objetos, porque es fácil lesionarse durante el embarazo. Muévase lentamente y evite los movimientos bruscos.

Qué hacer

1. Mantenga su peso controlado.

2. consulte si hay dolor de espalda

3. ¡Cuide su postura! Párese derecha, con los hombros hacia atrás, las nalgas contraídas y evite inclinarse hacia adelante.

4. Los ejercicios cardiovasculares simples tales como caminar y/o nadar, le ayudaran a mantenerse en forma.

5. El masaje prenatal puede ayudar a aliviar el dolor y la tensión. Los masajistas entrenados en masaje prenatal pueden constituir una fuente de alivio durante el embarazo y el trabajo de parto.

6. Una ducha tibia es excelente

Sugerencias ergonómicas: en el trabajo, en el hogar, en los momentos de ocio.

Las futuras madres deben evitar posturas incómodas, esfuerzos extremos tales como levantar objetos pesados y tareas repetitivas, especialmente durante el tercer trimestre. En la última parte del embarazo, el cuerpo de la mujer está ante su mayor desafío, ergonómicamente hablando.

1. Los músculos de la parte baja de la espalda y las piernas trabajan más duramente para mantener el equilibrio. Simplemente estar de pie o caminar puede resultar un desafío. Es común la hinchazón de las extremidades. Es de gran utilidad hacer reposo y descansos frecuentes (elevando los pies).

2. Una silla diseñada ergonómicamente y ajustable, con apoyo para la zona lumbar y para los pies, puede hacer que el trabajo en escritorio resulte más cómodo. Cambie de postura sentándose y poniéndose de pie frecuentemente.

3. Si su tarea requiere que esté sentada, tome descansos periódicos para caminar. Caminar ayuda a reducir la hinchazón al incrementar la circulación. Con suerte, usted será una de las pocas futuras mamás cuyo embarazo avanza sin dolores de espalda ni ciática. Pero recuerde que si comienza el dolor de espalda, debe notificarlo a su médico.