Introducción Ecografía precoz Ecografía morfológica Secuencia ecográfica Eco Doppler y 4D La amniocentesis El corazón fetal
Fecundación, intro La Prueba de Embarazo Semanas 0 a 20 Semanas 21 a 40 El cordón umbilical La placenta Cómo vive mi bebe? Teratología Problemas fetales Maduración pulmonar
Medicación segura Evolución sintomática Ganancia de peso Molestias articulares Náuseas y Vómitos La piel de la mamá Sueños de la mamá Flujo vaginal Laboratorio
Control preconcepcional Control prenatal Exposición a toxinas Embarazada de 35 Nutrición y embarazo Sexo y embarazo Ejercicio y embarazo Violencia y embarazo Embarazo adolescente Sesión fotográfica
Alto riesgo obstétrico Aborto y pérdidas Embarazo ectópico Hemorragias tardías Placenta previa Insuficiencia cervical Parto prematuro Diabetes gestacional Preeclampsia Embarazo múltiple
Anemia Diabetes mellitus Obesidad y embarazo Hipertensión crónica Hipotiroidismo Várices y hemorroides
Zika Chikungunya VPH y Embarazo Rubéola congénita Toxoplasmosis Infección urinaria La clamidia Sífilis y embarazo Vacunas y Virus
El parto La cesárea Cesárea Gómez-Gil Cuidados de la herida El puerperio Anticoncepción Mastitis puerperal La Maternidad Reflexiones postparto Papel del padre Estética y embarazo
Recién Nacido Lactancia materna Sueño del bebé Piel del bebé Circuncisión Sepsis neonatal El nombre del bebé Seguridad infantil Carácter y crianza Células Madre

el dogma de los 35

Si hay algo en mi vida contra lo que yo me he revelado de forma reiterada ha sido contra los dogmas, esos principios férreos e indiscutibles transmitidos de generación en generación. Aunque debo aceptar que hay algunos beneficiosos, como la fé religiosa constructiva, hay otros que generan confusión y desanimo: un ejemplo de estos últimos es el paradigma que reza “Alto Riesgo Obstétrico por Añosidad”  para referirnos al embarazo en mujeres mayores de 35 años.

Esta aseveración es tan parecida a decir “se murió de viejito” cuando nadie se muere de viejo sino de una enfermedad o condición con nombre y apellido, por ejemplo, un infarto, neumonía, etc.

Con el aumento del número de embarazadas mayores de 35 años estamos aprendiendo mucho sobre este tipo de embarazos y la verdad es que los vemos con mayor naturalidad y podemos decir que el pronóstico es excelente

tengo más de 35 años, muy vieja para tener bebés?

Enfermedades maternas

Aunque como grupo, las mujeres mayores de 35 pueden tener un número mayor de complicaciones médicas asociadas al embarazo debido a las enfermedades adquiridas a lo largo de la vida (por efecto del envejecimiento), lo cierto es que el solo hecho de ser mayor de esa edad no implica necesariamente la aparición de una enfermedad o complicación obstétrica.  Este es un concepto que viene desde épocas pasadas, momentos históricos en los que la sobrevida del ser humano era bastante baja (30-40 años) y en los que se consideraba a una mujer por encima de los 30 como una mujer entrada en años y no muy adecuada para la reproducción. Sin ir muy lejos, hace tan solo 70 años había muy pocas mujeres mayores de 30 años teniendo bebés y muchas sufrían complicaciones.

Como era la mujer “de antes”? Era sumisa, ignorante y sedentaria; no trabajaba formalmente ni contribuía en la economía casera más allá de su administración, la crianza de los niños y los oficios internos (trabajo arduo y poco valorado) y tenía una vida social muy restringida; se casaban jóvenes, tenían un sin fin de hijos, muchos de los cuales fallecían tempranamente y el embate del tiempo y los embarazos las deterioraban rápidamente. Llegadas a los 35 años habían sufrido una serie de cambios y maltratos físicos que no hacían otra cosa que complicar cualquier otro embarazo, usualmente no deseado, en esa “avanzada” edad.  El embarazo no es un juego, imprime cambios muy severos en la economía orgánica de la mujer y a pesar de todo, se sobrevive a él.

Desde un punto de vista de salud pública era adecuado establecer un punto de corte artificial, los 35 años, para generar en el médico una mayor atención y cuidados en éstas mujeres que tradicionalmente presentaban embarazos con un número mayor de problemas. Ahora, con un número creciente de embarazos más allá de los 35, y bien pasados los 40, hemos aprendido que el concepto de añosidad en el embarazo, cómo marcador de complicaciones, no era tan certero.

Que enfermedades trae la edad?: el envejecimiento va afectando progresivamente todos los órganos y sistemas y nos vamos haciendo cada vez más propensos a sufrir hipertensión arterial, diabetes, problemas renales, obesidad y otras enfermedades frecuentes cuyo debut lo hacen en edades maduras

Cómo es la mujer de hoy? Básicamente la podríamos definir como activa, independiente, preparada, productiva y decidida a planificar conscientemente su descendencia. En pocas palabras, controla su fertilidad hasta considerar que sus metas personales, académicas y económicas han llegado a un cierto nivel que ella considera adecuado; en esto el tiempo pasa y con facilidad llegamos a los 35 años. Esto es tan cierto que hasta hace pocos años menos del 5% de los embarazos ocurrían en mujeres mayores de 35 años, pero en la actualidad esta cifra se ha duplicado y ya se acerca al 10% con tendencia a seguir aumentando. Esto quiere decir que nos debemos preparar para ver y manejar embarazos en mujeres cada vez más “viejitas”… y ya lo estamos haciendo!

Fertilidad

Es una realidad que la fertilidad de la mujer va disminuyendo de manera progresiva después de los 20 años hasta llegar a puntos relativamente bajos después de lo 35 años. Cada mes las mujeres en sus 20s tienen una probabilidad del 20-25% de quedar embarazadas, las de 30-35 alrededor de 15%, las de 35-40 años un 10%, de 40-45 años solo un 5% y las mayores de 45 años un escaso 1% mensual. Sin embargo, una vez logrado un embarazo, sea por vías naturales o asistidas (la reproducción asistida es casi una necesidad después de los 45 años) este efecto de la edad queda anulado. La razón que explica la caída en las tasas de fertilidad a medida que avanza la edad materna es el envejecimiento de los óvulos: a diferencia de lo que ocurre en el hombre –que recambia constantemente sus espermatozoides- los óvulos envejecen con su dueña y sufren los embates del tiempo sobre su carga genética

Enfermedades fetales y abortos

Tampoco es un secreto que a medida que avanza la edad materna también lo hace el riesgo de tener pérdidas espontáneas (abortos) y bebés con problemas cromosómicos como el Síndrome de Down (Trisomía 21); sin embargo, el riesgo es solo estadístico y cuando uno lo revisa en las tablas apropiadas encuentra que el riesgo máximo de tener un bebé con trastornos cromosómicos, en un embarazo natural, es de 8.3 % a los 45 años, lo que se puede traducir como una probabilidad de 9 a 1 de tener un bebé sano. No quiero decir que el embarazo en la mujer mayor de 35 (especialmente si tiene más de 40 años) deba tomarse con ligereza pero una vez descartados todos los problemas médicos potencialmente presentes y practicadas las pruebas de despistaje (ej. Ecografía genética) o diagnóstico (ej. Amniocentesis) para descartar problemas fetales casi con toda seguridad tendremos un embarazo sin inconvenientes. A partir de los 35 años se indica informar a la paciente sobre los riesgos de trastornos cromosómicos fetales y la indicación de practicar una Amniocentesis si la paciente así lo desea

Resumen y recomendaciones finales:

Con los avances médicos actuales no tenemos temor ante los embarazos de mujeres mayores de 35 años.  Muchos de nosotros ni siquiera los catalogamos de Alto Riesgo Obstétrico sin una razón objetiva

La fertilidad disminuida, la tasa creciente de abortos y la aparición de enfermedades médicas por envejecimiento limita el número de nacimientos vivos en este grupo de mujeres, especialmente si nos vamos acercando a los 45 años. Antes de los 40 prácticamente todas tendrán bebés sanos, ...y después también!

Los procedimientos de reproducción asistida (especialmente con óvulos de donantes jóvenes) limitan muchos de los riesgos fetales en edades maternas avanzadas

El control prenatal es SUMAMENTE IMPORTANTE en este grupo de pacientes

A partir de los 35 años se indican pruebas diagnósticas invasivas como la Amniocentesis y la Biopsia de Vellosidades Coriales (placenta) para descartar problemas cromosómicos fetales. El riesgo más alto de problemas cromosómicos es solo del 2% en el grupo de mujeres de unos 45 años, así que la "normalidad" está a tu favor con al menos 98% de probabilidad

La ecografía avanzada del primer trimestre te permite descartar problemas fetales muy precozmente de manera que hasta puedes decidir no hacerte una amniocentesis a la vez que podrías estar casi segura de que tu bebé "viene" sano

No tengas miedo por tu edad, si eres una mujer sana casi que tienes garantizado el éxito reproductivo

La limitación de reproducción se la impone uno mismo, la voluntad de criar un hijo no depende de la edad sino del fuero interno de la pareja, especialmente de la madre.

Recuerda que puede llegar el momento en que si sea tarde, si realmente deseas tener bebés no lo dejes pasar, el arrepentimiento es una carga muy pesada para llevar a la tumba.

La aventura de ser Reina requiere súbditos

excelente

El estudio más importante de tu embarazo es sin duda alguna el Eco Genético del Primer Trimestre, se trata de un estudio transvaginal de alta resolución orientado a descartar o sugerir la presencia de infinidad de problemas cromosómicos, genéticos y congénitos en el feto temprano.

Este estudio cobra particular importancia en la mujer mayor de 35 años ya que puede dar suficiente información objetiva como para obviar la sugerencia de la Amniocentesis Genética por la edad materna

Conocer más

Si tu embarazo sobrepasó las 14 semanas se puede realizar un estudio con características similares entre las semanas 16 y 18 (lo denominamos Genético de Segundo Trimestre) y tiene la ventaja de ser por vía abdominal, manteniendo la misma sensibilidad diagnóstica y con detección del sexo fetal definitivo en más del 99% de los casos

Riesgo cromosómico

Sabía Usted que el riesgo cromosómico más alto no sobrepasa del 5% a los 45 años; eso es, tiene un 95% de chance de NO tener un bebé con Sindrome de Down?

Down

Esta tabla demuestra la relación de la edad materna con el riesgo de S. de Down. Nótese que a medida que avanza la edad gestacional disminuye el riesgo del Síndrome, la razón? La muerte fetal in útero aumentada