sexo durante el embarazo

La orientación sobre Sexualidad en el Embarazo usualmente se hace de manera inadecuada: pobre, inexacta, eufemística (con disimulo), confusa y sin oportunidad de clarificación ni discusión de alternativas. Aún más, no existen estudios que apoyen las sugerencias que se ofrecen. Aunque parezca increíble, es muy poco lo que se sabe de la sexualidad durante el embarazo y existen muy pocos estudios concluyentes que ofrezcan respuestas válidas para aclarar nuestras inquietudes y aprobar o descartar las concepciones personales, familiares o comunitarias preestablecidas (creencias populares). 

A pesar de todo esto la Buena Noticia es que “cualquier prohibición de la sexualidad durante el embarazo es inapropiada” siempre y cuando no existan contraindicaciones formales.  En pocas palabras: EL SEXO ES APROPIADO DURANTE EL EMBARAZO NORMAL.

La educación sexual no solo se trata de evitar inconvenientes, embarazos no deseados y transmisión de enfermedades, sino de hacer del sexo algo placentero y seguro para la madre, el feto y la pareja.

consideraciones

Quizá el único estudio que aclara un punto en este enredo fue publicado en 2001 (revista Obstetrics & Gynecology, febrero 2001) que sugiere de manera bastante firme que las relaciones sexuales durante el embarazo no se asocian a Parto Prematuro en los embarazos no complicados (que son más del 90%): “el sexo que no genera molestias parece ser tan seguro como cualquier otra actividad física razonable”. 

Hay que tener en cuenta que la mayor parte de la información disponible se basa en el  “Sexo Normal o Razonable” e incluimos en él todo tipo de manipulaciones y juegos previos, masturbación y sexo oral, penetración vaginal y posiciones corporales que no generen dolor o impliquen esfuerzos agotadores, violencia física o situaciones que comprometan la vida de alguno de los componentes de la pareja.  Considero prudente eliminar el coito anal durante el embarazo debido a la gran posibilidad de contaminación vaginal con bacterias fecales. 

Para finalizar este prologo quiero recordar a los lectores que la promiscuidad sexual, sea femenina o masculina, no tiene cabida dentro del embarazo.  A parte de haber visto varios casos de enfermedades venéreas transmitidas a las pacientes durante su embarazo he tenido la desdicha de manejar dos casos de infección por VIH-SIDA por imprudencia del componente masculino de la pareja.  Salvo en casos de prostitutas, invariablemente los casos de promiscuidad que he estudiado durante el embarazo han sido causados por el hombre y no la mujer; este fenómeno posiblemente se deba a la falta de integración del hombre al embarazo de su pareja y trastornos originados por el manejo inadecuado de la sexualidad durante el embarazo.  Tocaremos este tema en el subtítulo: Situación de su pareja durante el embarazo 

Evolución de la sexualidad durante el embarazo: 

En general el deseo sexual varía mucho entre personas: muchas parejas disminuyen su deseo mientras que otras se sienten mucho más estimuladas sexualmente.  Para confundir más la situación es muy posible tener diferencias de deseo entre el hombre y la mujer (una parte quiere y la otra no) y encima de eso cada fase del embarazo presenta grados diferentes de “deseo” y características propias.  Voy a describir un poco esto: 

            Primer Trimestre: durante las primeras 13 semanas del embarazo muchas mujeres limitan su actividad sexual debido a la aparición de los malestares propios del embarazo precoz (náuseas, vómitos, molestias en los senos, resequedad vaginal) y miedos relacionados a la pérdida del bebé (sangrado, aborto, lesiones).  Poco a poco los niveles hormonales se irán estabilizando y los síntomas se irán atenuando a la vez que la libido mejorará sustancialmente y se recuperará la lubricación y humedad vaginales.  Las relaciones sexuales “normales” no afectan a su bebé debido a que el útero representa un sistema de confinamiento muy seguro.  No tengas más temores en este sentido en lo sucesivo. 

            Segundo Trimestre: de la semana 14 a la 26 se presenta un período bastante agradable y silente del embarazo, han cedido la mayor parte de los síntomas adversos, el abdomen ha crecido pero no se hace molesto, los senos ya no están tan sensibles, la lubricación vaginal se ha recuperado y la libido es normal o incluso se ha exacerbado.  Los movimientos del bebé, que ya se han hecho notables, dan la tranquilidad de saber que el bebé esta “vivito y coleando” pero pueden ser motivo de sentimiento de culpa durante las relaciones sexuales por la sensación de hacerle daño.  Recuerda, al bebé no le pasa nada, está muy bien protegido.  Durante esta etapa y la siguiente es posible que tus orgasmos se hagan más intensos y placenteros, incluso, podrían generar contracciones uterinas, pero ya se sabe que no ocasionan Partos Prematuros en condiciones normales. 

            Tercer Trimestre: de la semana 27 a la 40 la situación empieza a cambiar: el abdomen ha crecido mucho, hay mayor fatiga y sensación de ahogo, los senos están más grandes y sensibles, hay dolores articulares en pélvis y espalda, los movimientos fetales son cada vez más intensos y a veces dolorosos, notas con mayor frecuencia la presencia de contracciones uterinas, los cambios te han hecho sentir menos atractiva, tu libido ha ido disminuyendo, las posiciones sexuales se han reducido a una o dos que no producen molestias ni incomodidad, tu estás pendiente de otras cosas: las últimas compras, reposo prenatal, ultimar los detalles de la clínica u hospital, miedo al parto, dolor por el nacimiento, bebé sano?  En fin, poco a poco tienes menos deseo de tener relaciones sexuales. Y en muchos casos tu pareja también. Por todas estas razones la frecuencia de relaciones va disminuyendo espontáneamente cuando nos acercamos al parto. 

Hay necesidad de suspender la sexualidad al final del embarazo? 

No. Hasta hace un par de años personalmente prohibía las relaciones a partir de la semana 35 o 36 por algunos reportes que hablaban del riesgo de Parto Prematuro o infecciones del bebé y su mama alrededor del momento del parto. La mayor parte de estas informaciones han sido descartadas de manera que ahora permito que continúen y dejo a libre decisión de la pareja el momento en que deseen suspenderlas. 

Es seguro para el bebé? 

SI. Reitero que el bebé esta muy bien protegido. 

Es seguro para la madre? 

SI. Siempre y cuando prevalezca el sentido común y la seguridad, y en ausencia de contraindicaciones,  la actividad sexual no representa riesgo para la madre. 

Como deben llevarse a cabo las relaciones sexuales? 

La progresión de la relación sexual es exactamente igual a la de la mujer no embarazada. Sólo se va adaptando a tus cambios físicos, especialmente el crecimiento abdominal y a las molestias articulares, hipotensión y fatiga por la postura. 

En que situaciones se prohíben las relaciones sexuales? 

Cuando el embarazo deja de ser normal y existen condiciones de riesgo se suspenden por orden médica las relaciones sexuales. Si el evento es momentáneo, su médico le dirá cuándo puede reiniciarlas pero si es un problema más duradero probablemente sean suspendidas del todo. El momento en que deban ser suspendidas también será criterio de su obstetra en base a su condición y factores de riesgo. Veamos las más frecuentes 

            Suspensión Momentánea: al finalizar el evento, terminar el tratamiento, etc.                       

                        Amenaza de aborto

                        Crisis de Asma Bronquial

                        Irritación vaginal moderada a severa

                        Infecciones urinarias sintomáticas 

            Suspensión Total: hasta después del nacimiento del bebé                       

                        Sangrado vaginal recurrente sin diagnóstico preciso

                        Placenta previa

                        Incompetencia cervical

                        Antecedentes de parto prematuro

                        Ruptura de las Membranas (Rotura de Fuentes)

                        Embarazo múltiple

                        Promiscuidad  

La promiscuidad y el embarazo 

Múltiples parejas alrededor de la mujer embarazada, sean directas (mujer embarazada con más de una pareja sexual) o indirectas (pareja masculina con otras parejas sexuales) imponen un riesgo elevado para la adquisición de Enfermedades de Transmisión Sexual como Gonorrea, Enfermedades Herpéticas, Tricomoniasis, Sífilis, VIH-SIDA. Estas infecciones se han asociado con Aborto, Parto Prematuro, Infecciones intrauterinas, Sepsis neonatal, Anomalías congénitas, Prematuridad, Muerte fetal, Muerte neonatal y Muerte materna. Solo imagínese lo que significa el contagio con el Virus del SIDA durante el embarazo: 2 o más afectados por una enfermedad mortal por el error e imprudencia de una persona. Creo que no hay más que decir a este respecto. 

Situación de tu pareja durante el embarazo, algunos Tips 

Aunque los hombres no pasamos por los dramáticos cambios físicos del embarazo, nosotros tendremos nuestros propios desafíos e incertidumbres.  Experimentamos sensaciones de felicidad y regocijo (por el milagro de la creación) así como temores y ansiedad:  nos preocupan desconocer el tipo de ayuda que se te deberá dar durante el embarazo y el parto, las condiciones económicas para satisfacer las necesidades del nuevo miembro de la familia, nuestro papel como pareja una vez que nazca el bebé, nuestras necesidades sexuales (y las tuyas), nos aterran los cambios estructurales que sufrirán tus genitales después del parto (esto es un clásico), tememos hacer daño al bebé si sostenemos relaciones sexuales, tememos sentir celos por tu atención al bebé, dudamos de nuestra capacidad como padres, etc.  Ves, para los dos, la causa de la felicidad es la misma al igual que lo son las de la angustia. 

La angustia de la pareja se resuelve con comunicación y envolvimiento. Tienes que involucrar a tu pareja en tu embarazo para que sea de los dos y así ambos vivan los profundos cambios que se van gestando.  Si una mañana mi esposa amaneciera con una “barriga” de nueve meses (creció durante la noche) entraría en pánico y saldría corriendo pero si vivo progresivamente los cambios y me involucro en ellos los temores desaparecerán, te entenderé mejor y sabré satisfacer tus necesidades.  

La sexualidad se va adaptando a tus cambios si tu pareja se involucra en ellos, será plenamente satisfactoria para ambos y podrán mantener una unión estrecha y armónica. 

Discutan de manera abierta y honesta las necesidades y limitaciones sexuales de cada uno. 

Desechen los temores infundados y cultiven el amor y el respeto.

sexualidad post parto (puerperal)

Después del nacimiento del bebé, por parto o cesárea, se interrumpe (idealmente) la sexualidad durante 6 semanas, esto tiene como objeto evitar infecciones del lecho placentario y sobre todas las cosas, evitar un embarazo no deseado inmediatamente post parto, lo que podría representar una catástrofe para algunas parejas. La inmunidad celular está disminuida en el embarazo y el riesgo de adquirir o desarrollar formas severas de ciertas enfermedades de transmisión sexual esta aumentada (especialmente el VPH) y retorna a la normalidad durante este periodo.

Somos muy cuidadosos durante este período debido a que usualmente la pareja de la puérpera ha tenido unas cuantas semanas de abstinencia sexual y aumenta el riesgo de que tenga relaciones extramaritales en compensación a las carencias sexuales con su pareja y a los efectos estéticos del embarazo sobre ella; además, el período puerperal se presenta con molestias en la zona genital o la abdominal (por la cicatriz de la cesárea), sangrado genital, lactancia y molestias mamarias, cansancio y poco interés sexual por parte de la mujer debido a los efectos de la maternidad y el abocamiento hacia los constantes cuidados del recién nacido.

La inmunidad en este punto ya es normal y la resistencia a las enfermedades de transmisión sexual vuelven a la normalidad salvo por el detalle de que la vagina tiene mucosas adelgazadas y de defensa limitada por efecto de la progesterona y las hormonas de la lactancioa que inhiben a los estrógenos, la hormona que estimula el crecimiento y lña humedad vaginales. Es por ello que durante el inicio de las relaciones puerperales, y luego de aconsejar sobre el método anticonceptivo más apropiado para cada caso, orientamos a la pareja a tener relaciones con delicadez y usando lubricantes hidrosolubles de ser necesarios por intolerancia coital.

Siempre aconsejamos a la mujer a no olvidarse de las necesidades de atención y sexualidad de la pareja para que no se sienta desplazada por el nuevo integrante de la familia, esto mantiene y refuerza los vínculos familiares y de pareja.

Al finalizar el puerperio, y en unos pocos meses má, las condiciones de la mujer han vuelto a la normalidad y la dinámica familiar y de pareja han adquirido un nuevo equilibrio y se inician los cuidados rutinarios de la salud femenina.

Quizá quieras visitar este sitio, donde se tratan gran cantidad de temas de interés femenino de manera muy refrescante salud-mujer.com.mx

Educación sexual

“Los jóvenes tienen derecho a los servicios de salud reproductiva y la información al respecto. Los estudios han demostrado reiteradamente que la educación sobre la sexualidad y la educación no acrecienta los comportamientos irresponsables. Por el contrario, ayuda a los jóvenes a adoptar decisiones responsables y saludables”

Thoraya Obaid, directora general del UNFPA. Día mundial de la población, 2003

En realidad TODOS tienen el derecho y la obligación personal de educarse en lo tocante a su sexualidad y su genitalidad... La ignorancia sexual es el combustible perfecto para la adquisición y diseminación de enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, suspensión de la educación, bajo nivel cultural y socioeconómico, prostitución, violencia doméstica y la muerte temprana.

Aun cuando los errores sexuales son corregibles en la gran mayoría de los casos en ocasiones conducen al fin prematuro e injustificado de la vida.

En la población adolescente es donde deben darse los mejores y mayores esfuerzos en educación, la mujer iniciará irremediablemente su sexualidad en poco tiempo y debe ser educada sobre los grandes problemas de la sexualidad, Enfermedades de transmisión sexual (ETS) y el Embarazo Adolescente no Deseado, y sus efectos colaterales: abandono educativo, uso y abuso del alcohol, drogadicción, marginalidad, prostitución y violencia doméstica, entre otros.

Nuestro objetivo fundamental es prevenir el embarazo adolescente ya que en nuestra experiencia y apoyados en múltiples estudios sabemos que el embarazo adolescente es el primer paso a la marginalidad, interrupción escolar, dependencia socioeconómica, drogadicción y repetición del patrón en la prole, un problema que se expande exponencialmente y que explica parte de la problemática y genesis de los paises subdesarrollados o en fallidas vías de desarrollo.

Con respecto a las enfermedades transmisibles la más temida es el HIV/SIDA, no solo por la muerte potencial y el uso diario y crónico de medicación costosa e inaccesible para muchos, sino por el estigma, aislamiento y discriminación abierta y solapada hacia los que la sufren.

Puede visitar esta página para ver otras visiones sobre este tema:

www.educacion-sexual.com.mx

posiciones

Estas posiciones han resultado agradables y seguras para la mujer embarazada. Los gustos pueden variar a medida que el abdomen aumenta de volumen.

En muchas posiciones se espera que la mujer sea la que controle la fuerza y la profundidad de la penetración para limitar las molestias que ocasionalmente refiere la mujer embarazada durante el coito

El bebé está protegido y no debe ser motivo de cohibición. Evidentemente se sugiere no tener sexo agresivo, hard-core y evitar el uso de juguetes sexuales penetrantes

Fuente de las imágenes: www.serpadres.es