Introducción Ecografía precoz Ecografía morfológica Secuencia ecográfica Eco Doppler y 4D La amniocentesis El corazón fetal
Fecundación, intro Semanas 0 a 20 Semanas 21 a 40 El cordón umbilical La placenta Cómo vive mi bebe? Problemas fetales Maduración pulmonar
Medicación segura Evolución sintomática Ganancia de peso Molestias articulares Náuseas y Vómitos La piel de la mamá Sueños de la mamá Flujo vaginal Laboratorio
Control preconcepcional Control prenatal Exposición a toxinas Embarazada de 35 Nutrición y embarazo Sexo y embarazo Ejercicio y embarazo Violencia y embarazo Embarazo adolescente
Aborto y pérdidas Alto riesgo obstétrico Diabetes gestacional Embarazo ectópico Embarazo múltiple Hemorragias tardías Parto prematuro Placenta previa Preeclampsia
Anemia Diabetes mellitus Obesidad y embarazo Hipertensión crónica Hipotiroidismo Várices y hemorroides
Zika Chikungunya VPH y Embarazo Rubéola congénita Toxoplasmosis Infección urinaria La clamidia Sífilis y embarazo Vacunas y Virus
El parto La cesárea Cuidados de la herida El puerperio Anticoncepción Mastitis puerperal La Maternidad Reflexiones postparto Papel del padre
Recién Nacido Lactancia materna Sueño del bebé Piel del bebé Circuncisión Sepsis neonatal El nombre del bebé Seguridad infantil Carácter y crianza Células Madre

Hemorragias obstétricas tardías

El momento en el que se presenta un sangrado vaginal durante el embarazo define una situación particular:  cualquier sangrado que ocurra antes de la semana 20 se denomina Amenaza de Aborto (puede o no llegar a un aborto) y el que se presenta más allá de las 20 semanas de embarazo se denomina Hemorragia del Segundo y Tercer Trimestre. Las hemorragias tardías pueden ser considerablemente más peligrosas para la madre y el bebé que ya tiene posibilidades de supervivencia

consideraciones

Al contrario de lo que ocurre con la Amenaza de Aborto, cuando se presenta una hemorragia vaginal durante el segundo o tercer trimestre está indicado emplear medidas que traten de controlar la situación y  prolongar el embarazo aun cuando esto implique exponer a la madre a algunos riesgos: los riesgos maternos deben ser menores que los riesgos de complicaciones y muerte que pueda tener el bebé fuera del útero debido a su prematuridad.  Seguro que tienes una confusión en este momento:  ¿por que estoy hablando de prematuros si estamos hablando de sangrado durante la segunda mitad del embarazo?.  Siempre que se presenta una hemorragia existe la posibilidad de tener que interrumpir un embarazo antes del término y obtener un bebé prematuro.  Los motivos por los cuales una mujer embarazada presenta un sangrado genital durante los últimos meses de su embarazo son muy variados y ocasionalmente pueden indicar la presencia de una condición potencialmente fatal para la vida de la madre y su bebé.  Afortunadamente la mayor parte de estos sangrados son muy escasos y son ocasionados por condiciones benignas y el curso del embarazo no se ve afectado; con algunas excepciones, podría decir que mientras más severo es el sangrado más severa es la causa que le esta dando origen y mayor el riesgo de tener complicaciones Materno-Fetales.  Sin embargo, SI LLEGAS A PRESENTAR UN SANGRADO GENITAL DURANTE TU EMBARAZO, POR PEQUEÑO QUE SEA, NOTIFÍCALO DE INMEDIATO A TU OBSTETRA. 

Por que puedes sangrar durante tu embarazo? 

Causas No-Obstétricas

    Cambios del Cuello Uterino propios del Embarazo

    Lesiones Infecciosas del Cuello Uterino

    Pólipos endocervicales

    Infección Urinaria

    Expulsión del Tapón Mucoso por inicio de los dolores del Trabajo de Parto

    Tacto ginecológico

    Toma de la muestra para la Citología y cultivos bacterianos en el Cuello Uterino

    Cáncer de Cuello Uterino

Estas condiciones ocasionan sangrado genital sin tener relación directa con el bebé y su placenta.  El sangrado puede originarse en el cuello uterino, la vagina o las vías urinarias y rara vez es abundante.  A excepción del caso inusual de Cáncer de Cuello Uterino, usualmente tiene muy buen pronóstico y su control es bastante fácil. 

Causas Obstétricas: 

    Placenta Previa

    Desprendimiento Prematuro de Placenta

    Vasa Previa

Estas son las condiciones obstétricas por excelencia e implican sangrados materno fetales con severidad suficiente como para poner en peligro la vida de alguno de ellos, pueden llegar a ser verdaderas hemorragias y por ello la denominación de este tema.

Placenta Previa

Es la más conocida y frecuente de todas; y también la más  diagnosticada ecográficamente aunque no esté presente.  Consiste en la implantación de la placenta muy cerca o sobre el orificio interno del cuello uterino de manera que obstruye parcial o totalmente la vía de salida del bebé durante el parto a la vez que la placenta queda expuesta al traumatismo local produciendo un sangramiento rojo brillante indoloro de cantidad variable y con tendencia a repetir en días o semanas.  El sangramiento es de origen materno y puede conducir a una anemia aguda que requiera transfusiones.  El cuadro puede llegar a ser tan severo que comprometa la oxigenación  del bebé, y puede entre otras, ocasionar un trabajo de parto prematuro o una interrupción del embarazo por cesárea de emergencia.  Cuando mencioné  que se diagnostican más placentas previas de las que realmente hay es porque en etapas tempranas de muchos embarazos la placenta se aprecia como “Baja” o “Previa” pero al ir creciendo el útero por efecto del crecimiento fetal se observa como la mayor parte de estas se alejan del cuello uterino dejando así el criterio de Placenta Previa.  Finalmente la frecuencia queda reducida a 5 casos por cada 1000 nacidos vivos (0.5%).  Mayor información? visita Placenta Previa

Desprendimiento Prematuro de Placenta (DPP):

Normalmente la placenta se desprende y es expulsada  después del nacimiento del bebé (esto se denomina Alumbramiento); si la placenta se desprende precozmente durante el embarazo el intercambio de oxigeno entre la madre y el bebé cesa y este último puede fallecer como consecuencia de una asfixia.  El diagnóstico de esta peligrosa condición es considerablemente más difícil que el de la Placenta Previa y el Ecosonograma no detecta fácilmente las áreas de desprendimiento placentario con certeza.  El pronóstico se relaciona con la cantidad de placenta que se desprenda y el sangrado que éste ocasione: si el desprendimiento ocurre en pequeñas áreas y el sangrado es escaso, la superficie de intercambio se mantiene y el bebé es capaz de oxigenarse; si el desprendimiento es considerable (típicamente mayor del 50%), se pierde el intercambio entre el bebé y su madre y se produce un sangrado severo que rápidamente puede atentar contra la vida de ambos, siendo el bebé la primera victima.  En casos severos la mortalidad fetal es cercana al 30% y la materna alrededor del 5%.  Aunque muchos autores sugieren que este problema es más frecuente que la Placenta Previa lo cierto es que su diagnóstico es más difícil pero afortunadamente los casos severos son poco frecuentes.  A diferencia de la presentación clínica de la Placenta Previa, el Desprendimiento Prematuro de Placenta, de severidad significativa, no permite un manejo expectante (observación de la evolución) sino que implica una inducción del parto o una cesárea de emergencia;  los casos clásicos se presentan con sangrado vaginal rojo brillante muy abundante que se acompaña de dolor abdominal severo tipo menstrual con molestias pélvicas y lumbares (espalda baja) y evidencia de contracciones uterinas sostenidas detectadas por palpación del abdomen;  esto se puede acompañar de mareos, sed, taquicardia, debilidad, dificultad respiratoria: síntomas que señalan la presencia de una hemorragia severa.

Vasa Previa:

Esta causa es la más infrecuente de todas, se presenta cuando algunos vasos sanguíneos del cordón umbilical del bebé se sitúan a nivel del cuello uterino y quedan expuestos a una lesión vascular cuando el cuello comienza a dilatarse por efecto del trabajo de parto.  El caso es tan raro que se hace difícil su diagnóstico y usualmente se presenta como algo inesperado durante el trabajo de parto de un embarazo normal:  al momento de romper las membranas (Bolsa de Aguas) ya sea espontáneamente o el obstetra con un “rompe-membranas”, se presenta un sangrado vaginal indoloro de origen fetal que rápidamente conduce a sufrimiento fetal agudo y muerte fetal en más del 50% de los casos.  Aquí hay que correr a quirófano para tratar de salvar al bebé,  por eso es que apenas rompemos las membranas estamos muy pendientes si hay sangrado genital.  Como dije, afortunadamente la Vasa Previa es sumamente rara (0.1%, 1 caso en 1000 embarazos).  Que puedo hacer para prevenir este tipo de Hemorragias?  Este capítulo parece un panorama desolador, pero recuerda:  los casos severos en cada uno de los problemas hemorrágicos son bastante raros y la mayor parte de estos se pueden prevenir siguiendo las indicaciones de tu Obstetra: 

    Asiste regularmente a tu consulta ginecológica.

    Planifica tus embarazos con tiempo para que se puedan detectar factores de riesgo

    Inicia tu Control Prenatal tempranamente y no faltes a tus citas

    Aporta todos los datos posibles durante cuando tomen tu Historia Medica

    Evita salir embarazada durante los primeros 6-12 meses después del ultimo parto o cesárea

    No Fumes, no uses Cocaína, Crack o Bazuco y evita el alcohol durante tus embarazos

    Si sufres enfermedades crónicas contrólalas bien antes de salir embarazada.

    Evita golpes directos sobre tu abdomen

    Usa el cinturón de seguridad cuando manejes o seas pasajero en automóviles: coloca las cintas en tu cintura y hombro, nunca cruzando el abdomen.

    Aliméntate adecuadamente

    Informa inmediatamente a tu Obstetra si se ha presentado sangrado genital

    Si te han dado el diagnóstico de Placenta Previa mantén reposo a toda costa, no tengas relaciones sexuales y notifica la situación a los médicos para que no te hagan tactos vaginales

sangrado: tips

Manchado Marrón: sugiere sangrado lento y escaso que muy probablemente ha cedido para el momento de la evaluación médica.  Puede haber ocurrido días antes de que te des cuenta.  El pronostico es muy bueno.  Manchado

Rojo Brillante:  sugiere sangrado activo y probablemente abundante.  Constituye una emergencia, el pronóstico puede ser muy variable. 

Te recomiendo: “si hay sangrado genital durante tu embarazo notifica inmediatamente a tu médico o dirígete de inmediato a un centro de atención obstétrica, no seas tu la que tome la decisión de benignidad o severidad de tu cuadro clínico”.

aborto: categorías

Amenaza de aborto: cualquier sangrado genital en una mujer embarazada

Aborto en evolución e inevitable: sangrado genital acompañado de dolor pélvico y modificaciones del cuello uterino que conducen a la expulsión del producto de la concepción

Aborto completo: se elimina el producto en su totalidad. No requiere otro tratamiento. El sangrado cede y no hay riesgo de infección

Aborto incompleto: quedan restos del embarazo dentro del útero, el sangrado se hace persistente y sin hay manipulación puede haber una infección intrauterina

Aborto séptico: infección uterina, e incluso generalizada, de punto de partida genital debido, usualmente, al aborto criminal por parte de personal no calificado

Aborto criminal: aborto intencionalmente ocasionado que contraviene las leyes locales

Aborto terapéutico: aborto ocasionado voluntariamente ante la presencia de condiciones maternas o fetales severas amparadas por el conocimiento médico y las leyes locales

Algunas imágenes

Embarazo gemelar con un embrión sano (izquierdo) y la ausencia de embrión en el saco derecho (embarazo anembrionado). Sindrome del embarazo gemelar evanescente donde desapareció un gemelo. El sobreviviente, sano, nació en su momento por parto natural sin ningún tipo de inconvenientes, diciembre 2006

aborto de un par

Amenaza de aborto espontáneo: sangrado genital sin dolor y vitalidad fetal conservada. Con el reposo y/o algunas medidas farmacológicas se puede detener el progreso del aborto siempre que el producto sea sano

aborto