Introducción Ecografía precoz Ecografía morfológica Secuencia ecográfica Eco Doppler y 4D La amniocentesis El corazón fetal
Fecundación, intro La Prueba de Embarazo Semanas 0 a 20 Semanas 21 a 40 El cordón umbilical La placenta Cómo vive mi bebe? Problemas fetales Maduración pulmonar
Medicación segura Evolución sintomática Ganancia de peso Molestias articulares Náuseas y Vómitos La piel de la mamá Sueños de la mamá Flujo vaginal Laboratorio
Control preconcepcional Control prenatal Exposición a toxinas Embarazada de 35 Nutrición y embarazo Sexo y embarazo Ejercicio y embarazo Violencia y embarazo Embarazo adolescente Sesión fotográfica
Aborto y pérdidas Alto riesgo obstétrico Diabetes gestacional Embarazo ectópico Embarazo múltiple Hemorragias tardías Parto prematuro Placenta previa Preeclampsia
Anemia Diabetes mellitus Obesidad y embarazo Hipertensión crónica Hipotiroidismo Várices y hemorroides
Zika Chikungunya VPH y Embarazo Rubéola congénita Toxoplasmosis Infección urinaria La clamidia Sífilis y embarazo Vacunas y Virus
El parto La cesárea Cuidados de la herida El puerperio Anticoncepción Mastitis puerperal La Maternidad Reflexiones postparto Papel del padre
Recién Nacido Lactancia materna Sueño del bebé Piel del bebé Circuncisión Sepsis neonatal El nombre del bebé Seguridad infantil Carácter y crianza Células Madre

Sifilis

Es una enfermedad de transmisión sexual conocida al menos desde el siglo XV y causa de incontables muertes de anónimos y de personajes históricos notables, desde artistas famosos (Toulouse-Lautrec) y escritores renombrados hasta gangsters modernos (Al Capone). Aun en la actualidad cobra la vidad de centenares de personas anualmente, especialmente en algunas repúblicas centroafricanas. Se piensa que la enfermedad existía en las Américas para cuando Colón llegó y que su tripulación la diseminó en los puertos europeos.

Modos de transmisión: Sexual, vertical (madre al feto) e infrecuentemente por vía transfusional o drogadicción endovenosa.

Síntomas y diagnóstico: a la sífilis se la conoce como la gran imitadora ya que produce lesiones cutáneas, cardiovasculares y neurológicas que emulan muchas enfermedades de sus órganos y sistemas. En sus etapas tempranas es asintomática y el diagnóstico se sospecha por exámenes de laboratorio rutinario y en casos tardíos el diagnóstico se obtiene mediante el estudio de lesiones neurológicas o cardiovasculares graves sin causa aparente. El diagnóstico usualmente es casual debido a la práctica regular de pruebas como el VDRL o pruebas treponémicas en casi todos los exémenes rutinarios de laboratorio. El diagnóstico definitivo se logra mediante el PCR o la determinación de la presencia del agente infeccioso al microscopio

Sifilis primaria: la lesión típica es el Chancro Sifilítico (sólo 15-60% de las pacientes reportan ésta lesión), una úlcera genital indolora que aparece de 3 a 90 días después del contacto sexual infectante (promedio 21 dias, posibilidad de contagio 60% por un contacto sexual). Se le añade inflamación de ganglios linfáticos locales unos 10 días después de la aparición del chancro. La lesión desaparece en unas 3-6 semanas sin tratamiento alguno dando la falsa sensación de curacuión cuando en realidad la infección está ganando terreno lentamente en el organismo del infectado. El tratamiento elimina la infección evitando su progresión hacia otras etapas y no deja secuelas.

Sífilis secundaria: las lesiones típicas son cutáneas pero inespecíficas y dificiles de identificar para el clínico no entrenado; las lesiones pueden tener aspecto de rosetones o papulas alergicas en la piel general y plantas y palmas, ganglios linfáticos inflamados e incluso hígado y bazo aumentados de tamaño. Aparece de 4 - 10 semanas después de la sífilis primaria y las manifestaciones desaparecen sin tratamiento luego de 3 a 6 semanas de haber aparecido. El tratamiento elimina la infección secundaria evitando su progresión hacia otras etapas y no deja secuelas.

Sífilis latente: ocurre después de la secundaria y el paciente es perfectamente asintomático y en m uchos casos, no infeccioso. Dura unos 3 a 15 años antes de manifestarse como sífilis terciaria, etapa final y desastrosa de la sífilis. El tratamiento en esta etapa puede evitar las secuelas de la etapa terciaria

Sífilis terciaria: ocurre 10-30 años después del contacto inicial no tratado y se manifiesta con lesiones cutáneas, cardiovasculares y neurológicas severas que conducen a la muerte aun con tratamiento. El tratamiento en ésta etapa no elimina las secuelas y es posible que sea incapaz de prevenir la muerte. El paciente afectado no es infeccioso para otra personas.

Tratamiento: es muy sencillo y se basa en la inyección de formas de Penicilina de depósito por vía intramuscular la curación es total y sin dejar secuelas cuando se trata de etapas tempranas. El tratamiento elimina al agente infeccioso pero no elimina las lesiones ni las secuelas de la infección tardía.

Sífilis durante el embarazo, sífilis congénita

En el embarazo la sífilis materna se comporta de manera similar a la mujer no embarazada. El problema se presenta en el feto en forma de lesiones congénitas irreversibles y sus secuelas en el recién nacido.

No quiero extenderme mucho en las lesiones fetales de la sífilis, en cambio, quiero insistir en que el cumplimiento del Control Prenatal, o mejor aun, del Control Preconcepcional, puede detectar precozmente la infección antes de presentarse los daños fetales asociados, incluso evitarlos totalmente si es detectada antes de ocurrir el embarazo. Para mayor información sobre los efectos congénitos de la Sífilis siga éste enlace

Nos acercamos al diagnóstico de sífilis durante el embarazo mediante los exámenes de laboratorio (VDRL y PCR de agentes infecciosos comunes). Si alguna de estas pruebas es positiva se inicia el tratamiento de manera inmediata mientras se deciden los estudios confirmatorios. Preferimos tratar un falso positivo que perder el tiempo confirmando la presencia del Treponema porque el tratamiento, la Penicilina G Benzatiníca, no afecta al feto.

Cabe acotar que nunca he tenido un caso de Sífilis Congénita y que en más de dos décadas como Especialista he visto muy pocos casos de Sífilis durante el embarazo. Todas fueron tratadas de manera inmediata y solo 2 casos resultaron ser efectivamente sífilis, el resto, unos 8, fueron falsos positivos con pruebas confirmatorias negativas. Los estudios ecográficos no detectaron defecto fetal alguno en los casos conocidos.

T. Pallidum

El Treponema pallidum (agente causal de la sífilis) en el embarazo genera lesiónes fetales y de sus membranas. Se le relaciona con abortos, prematuridad mortinatos, hidrops no inmunológico, muerte perinatal y dos grandes síndromes clínicos después del nacimiento: Sífilis Congénita Temprana y Sífilis Congénita Tardía. Los daños funcionales y deformidades son secuelas de la infección fetal y neonatal pero en realidad no produce malformaciones como lo hace, por ejemplo, el toxoplasma gondii

Treponema pallidum

 

Sífilis congénita temprana (0 a 2 años).

Se refiere a las manifestaciones clínicas que se presentan durante los primeros dos años de vida: Hepatoesplenomegalia, ictericia, crisis convulsivas, lesiones neurológicas, oculares, esqueléticas y cutáneas.

Al nacer el neonato puede presentar esta "Cara de Catarro": lagrimeo y secreción nasal

Sífilis congénita tardía.

Produce lesiones oculares, orales, oseas, craneofaciales, articulares y neurológicas progresivas que usualmente se diagnostican a partir de los dos años de edad hasta que se indica el tratamiento apropiado; deja secuelas orgánicas y limitaciones funcionales.